Guerra de pasivos

Esta semana me he interesado por un tema que está de actualidad y lo va a estar por lo menos hasta final de año, la guerra de pasivos. ¿En qué consiste? En el lenguaje bancario, pasivo significa depósito o captación de ahorro, por tanto cuando hablamos de guerra de pasivos estamos ante una escalada en la rentabilidad ofrecida en los plazos fijos por los diferentes bancos y cajas españoles para captar dichos fondos.

El por qué de esta situación es el enorme volumen de vencimientos a los que se enfrentan las entidades, según Analistas Financieros Internacionales (AFI) de 217.000 millones de euros. Por tanto se ha abierto la veda y como el mercado funciona, o debería,  por oferta y demanda, todas las entidades se han lanzado a mantener los depósitos de sus clientes o a captar los de sus adversarios aumentando la rentabilidad para seguir siendo competitivos.

Caja Rural de Granada lanzó un producto con el 3,12% de interés ligado a la permanencia del Granada C.F en primera, Novagalicia y Cataluña Caixa al 2,5%, Banco Gallego 10% a seis meses, Bankinter un 3% a 13 meses y así la mayoría que ha utilizado la fórmula de superar los doce meses para no saltarse las indicaciones que el Banco de España estableció a principios de año como topes a la remuneración de pasivos con el fin de que las entidades no deterioraran su margen de beneficio por la “guerras de pasivo” (1,5% a 12 meses, del 2% a 24 meses y del 2,5% para plazos más largos), cabe recordar que tienen la excepción mientras no sobrepasen el 15% de las renovaciones. La mayoría por no decir todas las entidades de crédito están superando dicho límite y aunque es difícil que la escalada llegue a mucho más, todavía pueden producirse repuntes.

¿Los beneficiarios? Los ahorradores conservadores, que en los últimos años han visto como sus ahorros se depreciaban año tras año como consecuencia de la alta inflación y los bajos tipos de interés. Por tanto están de doble enhorabuena porque la continua bajada de precios (-0,1 interanual) que comienza a ser peligrosa y la subida de las rentabilidades, les permite obtener un mayor rendimiento a su inversión.

Por el contrario están los perjudicados, entre ellos el tesoro público, que como efecto de la relajación de las presiones internacionales está ofreciendo rentabilidades por debajo del 1% a 12 meses, problema menor, ya que casi todas las necesidades de financiación ya han sido cubiertas en anteriores subastas. Y los consumidores que necesitan financiación, que ven como cada vez se les exige  mayor tipo de interés por prestarles dinero ya que la diferencia entre lo que prestan (activo) y el ahorro captado (pasivo) es el margen de ganancia de las entidades.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Guerra de pasivos

  1. Carolina dijo:

    Yo la verdad es que cuando ofrecen bastante interés es cuando menos me fío. Porque lo de las preferentes fue de traca.
    Por lo demás, decirte que me sirve de mucho lo que escribes, ahora estoy aprendiendo economía yo.
    Un abrazo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s